Sus ovejas escuchan su voz y le siguen.

Sus ovejas escuchan su voz y le siguen.

Llama mucho mi atención el hecho de que, Jesús nos compara con ovejas. Aprendiendo un poco de las características de estas, encuentro que ciertamente somos muy similares a ellas. Existen diversos estudios que muestran que las ovejas de igual modo que los humanos expresan sus emociones de manera visible muestran estados de depresión igual que nosotros o temor cuando se sienten solas o alejadas de su pastor; poseen una vista corta son temerosas y torpes, en general no pueden valerse por sí mismas, dependen del pastor. No obstante, esa dependencia las vuelve obedientes a la voz de su pastor, no a la voz de cualquier pastor sino solo al pastor que ellas reconocen. Jesús dijo: “Mis ovejas oyen mi voz y yo las conozco, y me siguen” el pasaje hace referencia a los creyentes revela obediencia y dependencia, igual como lo hacen las ovejas con su pastor. Todos los humanos por muy fuertes, capaces,e inteligentes, que creamos ser, en nuestro corazón somos un manojo de nervios y temores, necesitados de la dirección y gracia de nuestro creador cotidianamente. Razón por la cual cuando dejamos de escuchar su voz por escuchar otras voces, es cuando somos presa de temores, ansiedad y peligrosamente podemos perder la ruta. La expresión de Jesús “mis ovejas oyen mi voz y me siguen” la tomo como la esencia del cristiano, porque no podemos solo escuchar su voz, debemos de hacer conforme esa voz, nos dice que hagamos para que la obra de Dios se manifieste en nosotros, a causa de nuestra obediencia. El día de ayer, hable por teléfono con alguien acerca de lo atribulada que esta con este tiempo de pandemia, por sus palabras comprendí que está en un estado de depresión y temor, mayor que la pandemia misma, ella me hacia referencia a las noticias que hablan de miles de muertos, de un nuevo brote de virus, del cierre de empresas que dejan sin trabajo a miles, del colapso en los hospitales y de todo lo demás que informan los noticieros.Me vi forzada a interrumpirla preguntando ¿tú no estásescuchando la voz de Dios verdad? A lo que contesto si yo sé que Dios mira todo, pero…

Su respuesta me hizo recordar a la hermana de Lázaro llamada Marta, de quien la Biblia dice que estaba afanada y turbada con muchas cosas, en cambio su hermana María que tenía la opción de estar igual que ella, había escogido la buena parte, y esa parte fue “escuchar atentamente las palabras de Jesús” antes que las palabras en su interior.Ciertamente cuán importante es hacer una pausa diaria para escuchar la voz Dios antes que a las demás voces.Justamente esto fue lo que Dios mando a Josué que hiciera diciendo “nunca se aparte de tu boca este libro de la ley, de día y de noche, meditaras en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que está escrito, porque entonces, harásprosperar tu camino y todo te saldrá bien. Todos como Josuédebemos de seguir el consejo de Dios y meditar en las promesas de nuestro Señor y Salvador, para que sea él gobernando nuestros pensamientos porque conocemos que nuestros pensamientos, activan nuestros sentimientos, que preparan las palabras con las cuales creamos nuestra propia realidad. Los hijos de Dios somos llamados a declarar palabras de esperanza en todo tiempo, porque escrito está “a los que amamos a Dios, todas las cosas ayudan a bien” Y el mayor de todos los bienes que podemos recibir es la paz que viene al escuchar atentamente la voz de nuestro pastor.Porque bien lo dijo Pedro solo Él tiene palabras de vida eterna.

Si no lo estás haciendo comienza ahora a meditar en la palabra escrita de Dios, escucha atentamente su dulce voz y declárala, veras como todo a tu alrededor cambia con el hecho de que le permitas que sacie de bien tu boca.

Share

Recent Sermons