Él está allí

Él está allí

Se ha preguntado alguna vez ¿A dónde está Dios?

Esta interrogante podría surgir cuando estamos atravesando valles de enfermedad, angustias, económicos, un divorcio, luto, una catástrofe etcétera. En la palabra escrita de Dios encontramos que él está presente siempre que invocamos su nombre, Jesús lo enseño diciendo: Donde están dos o tres congregados en mí nombre allí estoy yo en medio de ellos. Mateo 18:20. Es imperante que creamos esta declaración porque permite que tengamos la certeza que, aunque en alguna ocasión hemos pensado que estamos solos no es así, Dios está allí, en medio de nosotros, sin importar que, a causa de nuestras dudas o aflicción de espíritu, no logremos sentirlo, Él se hace presente si lo llamamos ¡maravillosa! Realidad Porque escrito esta: “hay libertad en la presencia de Dios” aun en medio del dolor y aflicción de espíritu. un personaje bíblico que nos muestra con total claridad que Dios estuvo con él en tiempos de bonanza como en tiempos de desdicha, fue Job, el protagonista del primero de los cinco libros llamados poéticos, el prólogo del libro que lleva su nombre lo presenta como hombre perfecto, recto, temeroso de Dios, y apartado del mal. Hacendado considerado como el hombre más importante de todos los orientales. Quien fue víctima de una cadena de desdichas que lo dejaron sin hijos, sin hacienda y enfermo en condición miserable. Pero a pesar de todas sus desgracias Job confió en Dios y guardo sus labios de pecar contra su Señor y a la queja de su esposa respondió con una pregunta ¿recibiremos de Dios el bien y el mal no lo recibiremos? tal interrogante nos recuerda que el ser hijos de Dios no, nos, hace inmunes a los males propios de este mundo y que al igual que los demás  los que hemos creído y recibido a Jesús como suficiente salvador personal en este mundo tendremos aflicciones, pero debemos de confiar que  aquel que venció al mundo esta con nosotros. Él está allí, en todo momento difícil, como en tiempo de bonanza. Basta con mirar hacia atrás y recordar todas las ocasiones en las que Dios nos ha acompañado y sacado en victoria, para saber que ÉL, ha estado siempre a nuestro lado sosteniéndonos con su diestra.

En este tiempo de incertidumbre y luto, debemos de ponernos de acuerdo todos los creyentes y en nuestras casas orar sin cesar para que nuestro amado país y el mundo entero, sea libre de los estragos que sigue provocando Covid-19 para dar vida a lo escrito en Mateo 18:19 “Si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra acerca de cualquier cosa que pidan, les será hecho por mi padre que esta en los cielos, porque donde hay dos o tres congregados en mi nombre allí estoy yo en medio de ellos”.  

Abrazar la promesa de que Dios estará con nosotros hasta el fin de los tiempos. Mantiene clara nuestra conciencia de que ÉL siempre está a nuestro lado en medio del dolor, aflicción o desgracia.

Tomemos ejemplo de Job y apartémonos del mal, busquemos estar el mayor tiempo posible en la presencia del Señor para tener conciencia de que ÉL está con nosotros en este tiempo cumpliendo su perfecta voluntad. Teniendo presente  que

“El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen y los defiende”.

Share

Recent Sermons